Necesito verte,
hablarte,
escucharte,
abrazarte
y amarte.

Si esto no es amor,
que venga el mismo Dios y los desmienta.

Deseo el aire que tú respiras,
el agua que tú bebes,
los rayos de sol que recibes,
y el latido de tú corazón para hacerle mío.

Es verdad que en el aire voy,
como el naúfrago en la mar navego,
mas siempre contigo estoy,
el mismo pensamiento ciego.

Imploro de la cansera de la vida,
cuan paciente estatua construida,
que me despiertes del mármol socorrido,
para jugar al sueño de tenerte.

Hundido en las llamas purgaré,
la culpa del pecado cometido,
mas limpio de yerros clamaré,
por el diáfano cielo prometido.

Related Posts with Thumbnails