No me juzgues por el traje,
tampoco por mi forma de andar,
pregúntate a ti mismo, ya viejo,
si solo sirves para llorar.

Fui niño y fui infante,
atrás quedó la pubertad,
los años ya no los cuento,
ni siquiera me importa la edad.

Soy viejo y lo repito,
que todo me hace dudar,
más aquello que tu tienes,
solo tú me lo puedes dar.

Angelina te llamara,
a gritos por los trigales,
que aún todavía recuerdo,
tu disfraz de carnavales.

Soy de la casta del gallo,
ese que en la torre está,
orgulloso de sus alas,
soberbio por no fallar.

Ya lejos de ti me encuentro,
te escribo por no llorar,
que dentro de mi aún tengo,
los besos que me hiciste guardar.

Related Posts with Thumbnails