Golondrina era una niña,
que volaba como un pájaro,
al menos eso decía,
mientras piaba en los charcos.

Es la niña un milagro,
que a un hombre le salvó,
con una mentira  y un nardo,
el que no robó, que lo encontró,
la joya perdida sobre el asfalto.

Es la risa en su cara,
el mismo amanecer bendito,
ese que con ansia se espera,
cuando al recorrer el camino,
adviertes que poco falta,
para que acabe tu sino.

¡Ay!, golondrina del alma,
pajarito madrugador,
¡ay!, si yo te pudiera tener,
sobre la almohada,
allí donde duermo yo.

Related Posts with Thumbnails